Origen y evolución histórica

ACDA es una asociación nacida de una amistad entre un padre franciscano, François Delatte, y sus amigos en Bélgica. El padre Delatte se fue a Perú en 1963 y pidió, tras ver la situación que se encontró en los “pueblos jóvenes” (barriadas) de Arequipa, ayuda a sus amigos de Bélgica. La tarea era inmensa.

ACDA es una ONG oficial desde 1976, pero activa en el sur de Perú como ASBL (1969) desde hace más de 40 años. En los « pueblos jóvenes » de la ciudad de Arequipa ha apoyado económicamente mediante proyectos llevados a cabo por asociaciones locales, tales como el mejoramiento de infraestructuras escolares, la creación de escuelas, la creación de comedores populares y escolares, el mejoramiento de las condiciones de trabajo de micro-empresas y el apoyo a cooperativas de artesanos.

En 1998, ACDA extendió su acción a las zonas rurales de los distritos de Arequipa, de Cusco, Moquegua, Apurímac y Ayacucho cuando se percató que el problema de los pueblos jóvenes se debía a la llegada masiva de agricultores de la sierra. Estos huían de las condiciones de vida, duras y precarias del campo, atraídos por el espejismo de la ciudad. Los primeros proyectos realizados en esas zonas rurales fueron la aducción de agua en las comunidades de Chinchero, en el valle sagrado de los Incas en Cusco y la construcción de fititoldos en sus escuelas.

En 2010, 2011 y 2013, ACDA presentó a la Dirección General del Desarrollo proyectos Sur sobre seguridad alimentaria,que tienen como objetivo contener el éxodo rural y la malnutrición que existe lamentablemente en las comunidades rurales a gran altura. Dichos proyectos permiten a los habitantes enfrentar de manera autónoma el desafío de su seguridad alimentaria, del cambio climático y mejorar sus condiciones partenario-económicas y el bienestar local. 

Estos proyectos capacitan también líderes  capaces de representar sus organizaciones ante las autoridades locales y proponer proyectos ante los presupuestos participativos. En Perú, ACDA tiene una oficina, donde el coordinador del proyecto asegura a tiempo parcial el control de los proyectos y la comunicación entre Bélgica y los partenarios.

Desde 1994, ACDA  lleva a cabo, en Bélgica, actividades de educación para el desarrollo sensibilizando a la ciudadanía sobre los Objetivos de Desarrollo del Mileno (ODM). Para ello, por medio de sus maletas pedagógicas, destinadas a primaria,  sus dossiers pedagógicos destinados para la secundaria, y por último, a través de sus animaciones y conferencias o espectáculos destinados a todo el público, ACDA difunde los diferentes problemas que afrontan los países.

En Bélgica, la oficina de ACDA está compuesta por 3 personas empleadas, 1 persona  voluntaria y alrededor de 60 voluntarios que ayudan de manera puntual. Una biblioteca y una mediateca están abiertas al público. Ambas están administradas por voluntarios. La base social de ACDA se compone de más o menos 2.850 miembros simpatizantes.